#00232

ElTocuyoalDia Reporta, Informa, Entérate

Siguenos en Telegram Nuestro Grupo en Facebook Siguenos en Blogger Siguenos en YouTube Siguenos en por RSS Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

9 de abril de 2015

Entierran con rosas a un ángel

Entierran al niño que muere por vaguada en la cascada El Arzobispo. Su tumba está frente a la de su papá


La tumba parece una cama de rosas. Ayer en la mañana enterraron al niño de seis años que murió junto a su padreAnderson Argüello (34), el Viernes Santo, durante la vaguada en la cascada El Arzobispo. En la tragedia también falleció Edward Alvarado (32).

Más de 200 personas se reunieron para darle cristiana sepultura al angelito. Los amigos de su padre dejaron de hacer carreras en la Ruta 5 para irse al cementerio nuevo, en el oeste, y enterrar al niño.
Lo sepultaron frente a la tumba de su papá. “Ahora los dos pueden descansar en paz”, comentaban, entre lágrimas, los familiares, al tiempo que colocaban una cruz de madera en la cabecera de la tumba y una moto, juguete preferido del pequeño.
El Viernes Santo, padre e hijo se bañaban en la quebrada Aranda, debajo de la cascada El Arzobispo, en Humocaro Alto, municipio Morán. Eran las 11:25 de la mañana y lloviznaba, pero el agua estaba mansa, aunque marrón y con muchos palos y ramas.
Los campesinos les alertaron a los turistas que el agua estaba “revuelta” y que, por la lluvia, era posible que el río “creciera”, que era mejor que se salieran, pero nadie hizo caso. Anderson tenía a su pequeño en brazos.
En ese momento, vino la gran ola de agua que bajó de la quebrada. Era tanta agua y con tanta velocidad que golpeó a Anderson y a su pequeño de manera mortal.
Agua ruda
Expertos aseguran que un golpe de agua que cae a más de 30 metros de altura, que es el caso de la quebrada El Arzobispo, es similar a una caída libre de la misma altura.
Además del golpe que recibieron padre e hijo por el agua, el cauce de la quebrada está full de rocas que los golpearon al ser hundidos por la vaguada.
“Por el impacto del agua, son arrastrados, se golpean con las piedras y quedan politraumatizados”, comentó, vía telefónica, César Ramírez, jefe del Grupo de Tareas Regional Nº 2 de Protección Civil (PC).
Al estar fracturados y tal vez inconcientes por los golpes, se empiezan a ahogar. A ninguno de los tres cadáveres se les hizo autopsia.
Se supo que certificaron las muertes por el siniestro natural. Edwar Alvarado (32) fue el primero en ser hallado.
A las 6:00 de la tarde del mismo día encontraron su cadáver en la quebrada Aranda, a la altura de la hacienda Miraflores.
Justo a un kilómetro y medio de la quebrada El Arzobispo, el domingo encontraron el segundo cadáver. Era Anderson, que estaba a unos siete kilómetros de la cascada El Arzobispo.
El hallazgo lo hicieron unos baquianos en el río Tocuyo, pozo Los Hombres. Estaba hinchado y tenía traumatismos, porque pasó casi dos días dándose golpes mientras era arrastrado por el cauce del río.
El niño, como era más liviano, fue arrastrado 32 kilómetros. Lo encontraron el martes.
Edy Pérez Alvarado
La Prensa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

INICIO