#00232

ElTocuyoalDia Reporta, Informa, Entérate

Siguenos en Telegram Nuestro Grupo en Facebook Siguenos en Blogger Siguenos en YouTube Siguenos en por RSS Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

12 de julio de 2013

Las Palmas comunidad modelo en todo el estado Lara


Unión y esfuerzo ha sido la clave que ha tenido los habitantes del caserío Las Palmas para tener un nuevo renacer. Luego de años de olvido, tomaron la decisión de organizarse, con paciencia y trabajo los resultados se comenzaron a ver, al punto que ahora es una de las pocas comunidades libre de ranchos en el país.
El desgano de no haber sido tomados en cuenta durante 50 años no limitó a las 70 familias a intentar crecer. Fue en el año 2006 cuando se cocinaba a fuego lento el cambio de asociación de vecinos a los nuevos consejos comunales. La Ley Orgánica de Consejos Comunales fue el impulso final que tuvo este grupo para surgir.
“Teníamos muchas expectativas, al principio no sabíamos mucho del tema, pero nos atrevimos a confiar en este nuevo modelo”, confiesa Luz Peraza, vocera de protección e igualdad social.
Fue en el 2006 cuando recibieron los primeros 122 mil bolívares por parte de Fundacomunal para emprender la reparación del acueducto. Canalizar las necesidades fue primordial para no perder el norte, en un tiempo récord hicieron los seis kilómetros estipulados, construyeron un tanque que surte por gravedad y una caja de agua.
Presentar el informe y rendir cuenta a tiempo fue clave para demostrarle a Fundacomunal que podían ser tomados en cuenta para nuevos proyectos. Fue en el año 2008 cuando a su comunidad llegaron los estudiantes de la carrera Gestión Social de la Universidad Bolivariana de Venezuela para encaminar y darles más luz a los voceros para ejecutar sus proyectos.
Voceros tenían entre ceja y ceja aplacar la necesidad de una vivienda digna. En el censo realizado junto a los estudiantes determinaron que las 70 familias vivían en una casa de bahareque con caña brava. Hacinamiento, madres solteras y personas de la tercera edad ameritaban una pronta respuesta.
La prueba de fuego llegó en el año 2009 y 2010, cuando Fundacomunal le asignó recursos para ejecutar 30 viviendas. Sin pensarlo organizaron dos cuadrillas de 15 personas cada una y comenzaron manos a la obra. El resultado fue que hicieron 33 viviendas familiares y les alcanzó para hacer cuatro mejoras de urgencia.
“La unión y sacrificio fue clave, los vecinos nos unimos, dimos de nuestra comida para poder hacer nuestras viviendas”, expresa Jesús Pérez de la economía popular.
Entre 2011 y el año pasado metieron proyectos y lograron ejecutar 40 casas más. Al tener un caserío libre de rancho, donaron cinco casas a otros caseríos necesitados y también dotaron de sillas y otros materiales a la iglesia cristiana de la comunidad.
“Somos ejemplo de que con constancia y humildad todo es posible”, cierra Pérez.
William Croes Ayala | La Prensa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

INICIO